¿Seré hipertenso aunque no presente ningún síntoma?

Después de la menopausia, las mujeres suelen tener la tensión más elevada que los hombres y con peor control

Laura Chivato

Como ocurre en todas las enfermedades asintomáticas, ser consciente de que se tiene la patología no es fácil, pues lo único que se detecta cuando esta se presenta es ‘nada’. Y si no existe ningún síntoma, ¿cómo saber que se está enfermo? Esto es lo que ocurre con la hipertensión arterial (HTA), una enfermedad crónica en la que el síntoma más frecuente suele ser “ninguno”, tal y como señala la doctora Petra Sanz, cardióloga y miembro del Consejo de Expertos de la Fundación Española del Corazón (FEC). Ante la ausencia de cualquier tipo de manifestación, un paciente podría preguntarse entonces cómo sabe si tiene hipertensión. La respuesta: tomándose la tensión arterial.

La hipertensión arterial no provoca síntomas en la mayoría de las personas que la padecen, por lo que no hay que esperar a tener ninguno de estos para llegar al diagnóstico. La única forma de realizarlo es tomando la tensión arterial. Sí es cierto que, en algunos casos de hipertensión avanzada, pueden aparecer síntomas como dolor de cabeza, dolor en el pecho o sensación de falta de aire”, explica la doctora Sanz.

«La hipertensión arterial no provoca síntomas en la mayoría de las personas que la padecen, por lo que no hay que esperar a tener ninguno de estos para llegar al diagnóstico»

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la hipertensión es un trastorno en el que los vasos sanguíneos tienen una tensión persistentemente alta, lo que puede dañarlos. Cada vez que el corazón late, bombea sangre a los vasos, que llevan la sangre a todas las partes del cuerpo. Teniendo en cuenta que la tensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos (arterias) al ser bombeada por el corazón, cuanto más alta es la tensión, más esfuerzo tiene que realizar este órgano para bombear.

Debido a la ausencia de síntomas, se dice que es una enfermedad silente, o como subrayan desde la OMS, un “asesino silencioso”, pues a pesar de que la hipertensión es la causa prevenible más importante de enfermedades cardiovasculares y ACV del mundo, según el último informe del Instituto Nacional de Estadística (INE) del año 2016, un total de 12.153 personas murieron en España ese año por enfermedades hipertensivas; y entre estos datos, más mujeres que hombres (8.245 vs. 3.908, respectivamente). Lo curioso llegados a este punto es que, según los datos del estudio Di@betes.es (2016), los hombres sufren más hipertensión que ellas (37,1%), por lo que, ¿se podría decir que la hipertensión es mortal en las mujeres? Pero, de ser así, ¿por qué?

“Las mujeres suelen tener la tensión arterial más baja que los hombres durante edades más tempranas, pero después de la menopausia suelen tener tensiones más elevadas que ellos y con peor control, lo que hace que aumente la mortalidad de las enfermedades cardiovasculares relacionadas con la hipertensión”, subraya la doctora.

«Las mujeres suelen tener la tensión arterial más baja que los hombres durante edades más tempranas, pero después de la menopausia suelen tener tensiones más elevadas que ellos y con peor control»

Esta experta considera que, por estos motivos, los pacientes deben ser “muy conscientes” de su enfermedad, un comportamiento en el que, según ella, el personal sanitario juega un papel muy importante. “Los profesionales sanitarios ­-destaca- deben informar al paciente de la importancia del control de la hipertensión y de los riesgos de no hacerlo (enfermedades cardiovasculares). El paciente tiene que tener un papel primordial en este control, aconsejando vigilar la tensión arterial preferiblemente en su domicilio, conociendo mejor sus valores y esforzándose aún más si cabe, para mantener la tensión dentro de límites normales”.

Controlando la hipertensión

Además de tomarse la tensión con regularidad (cada quince días o una vez al mes) para tener bajo control la enfermedad, el paciente con hipertensión debe seguir una serie de hábitos saludables y así no provocar que esta aumente.

A grandes rasgos, algunos de estos hábitos son: comer muy poca sal (o mejor sin sal, como recomienda la doctora Sanz), perder peso, no fumar, no abusar del alcohol y hacer ejercicio físico, porque, en última instancia, “el mejor tratamiento de la hipertensión es una buena prevención que evite su aparición”, como señalan desde la Fundación Española del Corazón (FEC). En el caso de no controlar la HTA con estas medidas, el médico de atención primaria sería el encargado de prescribir fármacos para bajar la tensión arterial.

“El mejor tratamiento de la hipertensión es una buena prevención que evite su aparición”

En esta línea, desde la FEC han elaborado una serie de consejos para aquellos pacientes que siguen tratamiento antihipertensivo, relacionados en gran medida con la adherencia:

  1. Aunque la presión arterial se haya normalizado no hay que dejar de tomar la medicación nunca.
  2. Cumplir estrictamente el tratamiento e intentar mantener siempre el horario de ingesta de las pastillas.
  3. Consulta al doctor si el tratamiento no obtiene resultados, ya que a veces es necesario asociar varios fármacos para controlar la presión arterial. Revisa también la dieta por si algún alimento (por ejemplo, la sal) está impidiendo el efecto antihipertensivo de la medicación.
  4. El tratamiento debe compatibilizarse siempre con el estilo de vida cardiosaludable.
  5. Vigila el resto de los factores de riesgo, ya que, si no, las buenas cifras de presión arterial no servirán de mucho.

Día Mundial de la Hipertensión

Teniendo en cuenta la dificultad de detección de la HTA, existe un porcentaje “muy elevado” de pacientes que desconoce ser hipertenso, según la doctora Sanz. En este sentido, y para sensibilizar e informar a la población sobre la importancia que tiene prevenir y tratar esta enfermedad, el pasado 17 de mayo tuvo lugar el Día Mundial de la Hipertensión, instituido e impulsado desde 2005 por la Liga Mundial contra la Hipertensión (WHL) y la Sociedad Internacional de Hipertensión (ISH).

En esta ocasión el lema escogido fue ‘Conoce tu presión sanguínea’ para promover el desarrollo de programas de monitorización de la presión, pues, según el ISH, “cada año, diez millones de personas fallecen en todo el mundo de forma innecesaria por culpa de una presión sanguínea elevada, lo que sitúa a la HTA como la principal causa única de mortalidad. Los pacientes sufrirán un ictus, tendrán un infarto o morirán por otra complicación cardiovascular asociada a la hipertensión”.

El mes de mayo, además, ha sido el ‘Mes de la medición de la Presión Arterial’, una iniciativa coordinada por ISH y el apoyo de WHL. La primera edición tuvo lugar en mayo de 2017, en la que participaron más de 100 países, llegando a tomar la presión a más de 1,2 millones de personas, una cifra que, según IHS, nunca antes ha sido lograda por ninguna iniciativa pública de medición de la presión arterial a nivel mundial.

El análisis de los datos recopilados en esta campaña de medición masiva nos permitirá reunir pruebas con base científica con objeto de influir en las políticas sanitarias relativas a la medición de la presión arterial”, explican desde ISH.