Cómo afrontar el reto de la cronicidad y el envejecimiento teniendo en cuenta el papel del farmacéutico

La opinión de Susana Sánchez Fidalgo, farmacéutica del Hospital Universitario Virgen de Valme (Sevilla)

En la última década, cambios en el perfil epidemiológico están llevando a un nuevo planteamiento social en la atención sanitaria a las personas mayores. Todo un reto. El envejecimiento de la población es hoy un hecho que, indiscutiblemente, camina en paralelo con la cronicidad.

El paciente crónico y sobre todo el crónico complejo mayor nos plantea grandes desafíos tanto en el conocimiento de sus características, como en la necesidad de abordar nuevas estrategias que deben ser asumidas por la estructura organizativa sanitaria. El reto fundamental debe estar dirigido a una atención integral de estos pacientes, donde se fomente el trabajo en equipos interdisciplinares, donde el “objetivo sea la adecuada respuesta a las necesidades de las personas tanto desde la perspectiva sanitaria como social” 1.

«El reto fundamental debe estar dirigido a una atención integral de estos pacientes, donde se fomente el trabajo en equipos interdisciplinares»

Es preciso afrontar el indispensable cambio en la “cultura de los profesionales, su sensibilización sobre la necesidad de trabajar en equipo de forma eficaz, asumiendo la especificidad de cada una de las profesiones implicadas”2.

Desde la visión farmacéutica, en este nuevo cambio, el farmacéutico debe ser una pieza importante dentro del engranaje de estos equipos interdisciplinares de salud, para que puedan asumir los desafíos actuales planteados. ¿Cómo podemos afrontar este nuevo reto desde nuestra profesión? El farmacéutico como especialista en los efectos de los medicamentos sobre los pacientes, debe tener un papel destacado promoviendo la integración a nivel farmacológico, basada en la evidencia, en todo el circuito sanitario, atención primaria o comunitaria y atención hospitalaria, así como también en centros sociosanitarios.

El farmacéutico debe ser una pieza importante dentro del engranaje de estos equipos interdisciplinares de salud, para que puedan asumir los desafíos actuales planteados

La atención primaria, los hospitales y los servicios sociales deben de estar interconectados entre sí para atender de una manera integrada al paciente crónico. Como farmacéuticos debemos asumir la responsabilidad de mejorar la calidad de esta atención sanitaria a la cronicidad a través del uso apropiado de los servicios, tecnologías sanitarias y más concretamente de la farmacoterapia entre todo este circuito, mejorando la calidad de la asistencia.

Es más, la práctica de la atención farmacéutica y del seguimiento fármacoterapeutico exige una orientación clínica y por tanto, una formación especializada. Concretamente, en las últimas décadas, debido al aumento de la institucionalización de estos pacientes, hay una creciente demanda de integración farmacéutica especializada en los recursos sociosanitarios. Estos pacientes institucionalizados presentan un mayor riesgo de eventos adversos relacionados con la farmacoterapia debido a factores relacionados con el propio paciente, con el tratamiento, con el propio sistema sanitario/social y la institucionalización.

«Debido al aumento de la institucionalización de estos pacientes, hay una creciente demanda de integración farmacéutica especializada en los recursos sociosanitarios»

Es en este ámbito, donde el grupo de trabajo CRONOS de la Sociedad española de Farmacia Hospitalaria ha elaborado una propuesta de prestación farmacéutica especializada o de asistencia social, dentro del actual marco legal establecido por el Real Decreto-Ley 16/2012, de 20 de abril, la cual supone un gran reto para la profesión3.

En ella, se especifica los criterios para determinar la necesidad de una Atención Farmacéutica Especializada, así como la proposición de un modelo. En este modelo se plantea principalmente las siguientes directrices: su desarrollo desde un servicio de farmacia hospitalaria, cobertura de todo el ámbito asistencial, coordinación de esta atención en el área de salud, así como los recursos humanos, equipamiento y transporte necesarios. Por tanto, la profesión farmacéutica y concretamente los farmacéuticos especialistas, tienen un gran reto por delante, no pueden estar ajenos a este cambio, y deben adaptarse  a estos requerimientos demandados por  los nuevos modelos de atención a la cronicidad.

1). M. Isabel Genua y Alexander Ferro. Retos y oportunidades del envejecimiento y la cronicidad para el farmacéutico de hospital. Farm Hosp. 2013;37(5):348-350.

2) Estrategia para el Abordaje de la Cronicidad en el Sistema Nacional de Salud. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Madrid, 2012

3) Prestación farmacéutica especializada en centros sociosanitarios: Análisis de situación y propuesta CRONOS-SEFH. http://www.sefh.es/sefhpdfs/dossier_CRONOS_2013.pdf