Domi-Eqifar, el programa que podría mejorar la adherencia de 30.000 valencianos dependientes con cuidador no profesional

La Consejería de Sanidad pilota la puesta en marcha de un plan individualizado de mejora de la medicación diseñado por un equipo multidisciplinar y que cuenta con la participación activa del paciente

Redacción

Unas 30.000 personas de la Comunidad Valenciana que son consideradas dependientes y que están bajo los cuidados de un cuidador no profesional, no siendo personas que se encuentren en centros residenciales, podrían beneficiarse del programa de atención farmacéutica domiciliaria Domi-Eqifar, un proyecto diseñado por la Consejería de Sanidad Universal y Salud Pública, en colaboración con la de Igualdad y Políticas Inclusivas y con los colegios oficiales de Farmacia de Alicante, Castellón y Valencia. El objetivo es mejorar la calidad y seguridad de la farmacoterapia de este colectivo de personas, que son dependientes, crónicas y polimedicadas, a través de un plan individualizado de mejora de su medicación, diseñado por un equipo multidisciplinar y que cuente con la participación activa tanto del paciente como de su cuidador y que tendrá entre sus metas principales medir y mejorar el grado de adherencia a los tratamientos.

«Es un proyecto que pone al paciente en el centro y se enmarca en la Estrategia de atención a la cronicidad que estamos impulsando desde la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública, y especialmente en el marco de la coordinación sociosanitaria«, ha asegurado la consejera de Sanidad, Carmen Montón, durante la presentación de Domi-Eqifar en Alicante. La primera fase de pilotaje de este programa comienza en el Departamento de Salud de Alcoy y se va a realizar en el Centro de Salud Plaza de Dins. En el desarrollo del programa van a participar 12 oficinas de farmacia. El pilotaje durará un año, comienza en Alcoy, y se extiende a Castellón (Departamento de Vinaròs) y a València (Departamento de Salud Arnau-Llíria), donde comenzará a principios del año que viene.

Un plan individualizado

En la Comunidad Valenciana, el 96,2 por ciento de las de las personas dependientes son son pacientes crónicos, y el 26,1 por ciento son pacientes crónicos de alta complejidad. Además, un 72,7 por ciento son pacientes polimedicados, es decir, tienen cinco o más tratamientos activos, siendo la media de ocho tratamientos por paciente.

Para cada paciente que participe en el programa se formará un equipo multidisciplinar formado por médicos, personal de enfermería, farmacéuticos de atención primaria y farmacéuticos de oficina de farmacia, y otros profesionales según las necesidades. Serán los encargados de definir un plan individualizado de mejora del tratamiento a través de la revisión y seguimiento farmacoterapéutico, existiendo una coordinación y comunicación explícita entre el equipo asistencial y los profesionales de los servicios sociales de atención primaria en aquellas situaciones en que se requiera.

«Liderado por el Servicio de Farmacia de Atención Primaria del Departamento de Salud, este equipo revisará de forma integral e individualizada todos los tratamientos del paciente para detectar y resolver problemas en la utilización de los medicamentos con el fin de mejorar su seguridad, su adherencia e incrementar el conocimiento y optimizar las actitudes que tienen los pacientes y cuidadores respecto al manejo de su patología y medicación«, ha explicado Montón.


Circuito de Domi-Eqifar

  • Contacto. Telefónicamente, paciente o cuidador reciben toda la información sobre el programa y sus beneficios.
  • Aceptación. El paciente valora su inclusión. Si acepta, firma un consentimiento informado.
  • Inclusión. El paciente pasa a formar parte del programa. Los servicios sociales municipales reciben la notificación correspondiente.
  • Revisión. Se revisa toda la medicación del paciente para detectar y resolver problemas de uso con el fin de mejorar su seguridad y optimizar el tratamiento, y se diseña un plan de mejora.
  • Entrevista. Se valoran conjuntamente las prioridades e inquietudes del paciente y el cuidador sobre la medicación. Se les informa sobre el plan de mejora de su medicación y se valora la inclusión en el mismo de medidas encaminadas a mejorar el conocimiento y la utilización de los tratamientos.
  • Adherencia. Se identifica el grado de adherencia a través de los test de Haynes-Sackett y el Test de Morisky-Green, para valorar si toma la medicación tal y como se le ha prescrito y conoce para qué sirve cada una.
  • SPD. En función del grado de adherencia obtenido, se valorará la necesidad de disposición de sistemas personalizados de dispensación.
  • Seguimiento. Se revisarán cada cambio de tratamiento o nuevo tratamiento para detectar resolver problemas en la utilización de los medicamentos y mejorar su seguridad.
  • Información. Se verifica si el paciente y su cuidador conocen la patología, el objetivo del tratamiento y si conocen la forma de administrarlo, y se le facilitará la información de apoyo que necesiten.
  • Dispensación. Se valorará la necesidad en función del grado de dependencia y de la situación del cuidador. En caso de que sea requerido, se dispensará a través de la oficina de farmacia.
  • Revaloración. El equipo multidisciplinar realizará el seguimiento del plan de mejora y se comunicará a los servicios sociales de Atención Primaria aquellas situaciones de inadecuación de las pautas a seguir, para establecer estrategias de mejora