El 51,4% de los ciudadanos de la Comunidad Valenciana son adherentes a los tratamientos

Estos datos fueron presentados en el MICOF en la Jornada de Adherencia al Tratamiento organizada por Grupo OAT

Laura Chivato Isabel

El problema de la adherencia en la Comunidad Valenciana es igual de preocupante que en el resto de España, ya que solo el 51,4 por ciento de los ciudadanos de esta comunidad son adherentes a los tratamientos, un porcentaje muy similar al de la media nacional (51,6%), según el Análisis Nacional de Adherencia al Tratamiento del Grupo OAT (Observatorio de la Salud). Los datos relativos a esta CCAA fueron presentados el pasado miércoles 27 de marzo en el Muy Ilustre Colegio de Farmacéuticos de Valencia (MICOF) en una jornada organizada por el Grupo OAT con la colaboración del MICOF y el patrocinio de Amgen, Astellas Pharma y UCB.

Los encargados de abrir esta jornada fueron Jaime Giner, Presidente del MICOF, y Jesús Díaz, Director General de Fundoat.

De izq a dcha: Jesús Díaz y Jaime Giner. Fuente: MICOF.

En este contexto, el Presidente del MICOF ofreció una serie de datos sobre la falta de adherencia para subrayar el problema que supone tanto en España como en el resto del mundo. Además, hizo hincapié en la necesidad de que el trabajo de los profesionales sanitarios sea multidisciplinar para abordar de manera correcta a los pacientes y así ayudarles a controlar su enfermedad: “El trabajo conjunto es necesario, ya que cada uno de nosotros por separado nunca vamos a conseguir los mismos resultados”.

“La adherencia es un trabajo que debe ser transversal porque de otra manera no conseguiremos nunca los objetivos que quiere el paciente. Este trabajo multidisciplinar, junto con el propio enfermo (que no es de nadie, es suyo propio), tiene la obligación de solucionar sus problemas. Por lo tanto, es necesario crear cauces para conseguir una mayor implicación de todos los agentes, pues esa voluntad de colaboración ha de ser de todos”, explicó Giner.

«La adherencia es un trabajo que debe ser transversal porque de otra manera no conseguiremos nunca los objetivos que quiere el paciente»

Por su parte, el Director General de Fundoat puso en valor, además del papel de las nuevas tecnologías, el hecho de contar con profesionales expertos en ciertas habilidades de un tono más ‘humano’: “si hay un cambio que se tiene que llevar a cabo tiene que ser a través de personas expertas en áreas de comunicación, de creatividad, de colaboración y de pensamiento crítico. Algunos grupos internacionales hablan de que estas son las verdaderas herramientas de habilidades de uso general para la vida”.

Carmen Valdés. Fuente: MICOF.

Resultados regionales

Ya entrando en contenido, Carmen Valdés, Miembro del Comité Científico del Grupo OAT y Patrono de Fundoat, fue la encargada de presentar los datos del Análisis del OAT en relación a la Comunidad Valenciana. En el caso de esta comunidad autónoma, la tasa de adherencia más elevada se da en EPOC (55%), diabetes (53,5%), enfermedad cardiaca (53,3%), hipertensión (52%) y enfermedad reumática (50%). En el resto de patologías, ninguna se sitúa por encima de la media, aunque en el caso de la vejiga hiperactiva (49,1%) el porcentaje está más cercano a esta. Por el contrario, los porcentajes más altos de incumplimiento se sitúan en asma, patología en la que tan solo hay un 34,7 por ciento de pacientes adherentes, y en osteoporosis, con un 42,6 por ciento de adherencia.

A través de este estudio, tal y como señaló Valdés, también se ha demostrado que aquellos pacientes que siguen hábitos de vida saludable son más adherentes. Concretamente, esta experta detalló que en la Comunidad Valenciana los no fumadores son adherentes en un 56,2 por ciento de los casos, frente al 55 por ciento de la media nacional; lo mismo ocurre con los que sí realizan actividad física, adherentes en un 64,7 por ciento (61,8% de media). Sin embargo, un dato llamativo es el relacionado con aquellos que sí realizan dieta y son cumplidores, pues el porcentaje en la Comunidad es menor que el de la media: 50,2 por ciento frente al 53,8 por ciento, respectivamente.

También se ha demostrado que aquellos pacientes que siguen hábitos de vida saludable son más adherentes

En cuanto a los motivos de la falta de adherencia, el olvido de la toma fue uno de los mencionados en un 31 por ciento de los encuestados. Además, un 17,2 por ciento reconoció no cumplir el horario de las tomas; mientras que un 19,6 por ciento contestó que abandona la medicación en caso de mejoría y un 20,1 por ciento lo hace en caso de empeoramiento.

Un dato destacado de la encuesta es el relacionado con la información, ya que un 43,3 por ciento de los valencianos desea más información sobre su enfermedad y su tratamiento, en comparación con el 44 por ciento de la media nacional.

Tres casos prácticos

Además, durante la jornada se presentaron tres casos prácticos. En el primero, Bartolomé Lladó, Coordinador de la Unidad de fractura y fragilidad del Servicio de Medicina Interna del Hospital Llàtzer (Palma de Mallorca), analizó el manejo clínico de la fractura por fragilidad y adherencia. En primera instancia, Lladó recalcó la importancia de las Unidades de Fractura por Fragilidad (FLS, por sus siglas en inglés).

Bartolomé Lladó. Fuente: MICOF.

“La fractura osteoporótica o la fractura por fragilidad está dentro de los factores de alto riesgo de fractura y tiene su causa en una alteración cualitativa, no cuantitativa, del hueso. Después de la primera viene la segunda y la manera de cerrar el círculo es identificar la primera con las FLS. En España aún no están muy generalizadas, pero sí que hay un impulso por parte de la Fundación Internacional de Osteoporosis (IOF, por sus siglas en inglés) para que se vayan incrementando en los hospitales de referencia”, destacó este especialista.

“Estos modelos –añadió– son coste-efectivos, pues la incidencia disminuye de forma sustancial, es decir, que llegamos casi a unos índices del 30-40 por ciento de reducción de fractura.”

Después, Emilio Monte, Jefe de Sección del Servicio de Farmacia del Hospital Universitari i Politècnic La Fe (Valencia), comentó la experiencia desde su servicio en cuanto a la atención farmacéutica de pacientes con hipercolesterolemia de alto riesgo tratados con inhibidores de la PCSK9. “Esta atención -según Monte- ha conseguido una adherencia óptima al tratamiento por parte de los pacientes, alcanzando tasas elevadas de efectividad, seguridad y satisfacción del mismo”.

Para llegar a estas conclusiones, se puso el foco durante el seguimiento farmacoterapéutico en la prescripción y en la utilización y, además, se creó un comité para evaluar los casos formado por la dirección médica del hospital, la dirección médica de atención primaria, la dirección del Área Clínica Médica, Cardiología, Endocrinología, Medicina Interna y Farmacia Hospitalaria con el objetivo de coordinar el equipo asistencial.

Emilio Monte. Fuente: MICOF.

Conforme a esto, los pacientes quedaron muy satisfechos en el 95 por ciento de los casos, no se esperaban más RAMs en la mitad de los casos (50%). Además, el total de los pacientes que se incluyeron en esta atención (24) consideraron el tratamiento apropiado y lo escogerían de nuevo en un 95 por ciento de los casos.

Finalmente, Izaskun Unzain, Business Solutions Manager de EFIC, presentó un caso de Coaching para la mejora de la adherencia al tratamiento con vejiga hiperactiva. En esta línea, el paciente no adherente puede enfrentarse a tres barreras que, a nivel de coaching, son las creencias, las emociones y los comportamientos, unas barreras que esta experta detalló a través de tres casos prácticos relacionados con la incontinencia urinaria (aunque extrapolables a cualquier otra patología).

“Dentro de la adherencia el coaching tiene muchísimo peso, porque se trata de conversar para tomar conciencia y generar aprendizaje para dar un paso hacia la acción y conseguir objetivos, como mejorar la calidad de vida y, en el camino, mejorar la adherencia a los tratamientos”, subrayó Unzain.

No obstante, detrás de todo esto, y según la especialista, hay mucho más que trabajar a través de las preguntas, con las que “hay que rascar y sacar de dentro” que está pasando para que el paciente no sea cumplidor.

Izaskun Unzain. Fuente: MICOF.

La problemática de la adherencia en Europa

España no es el único país en el que predomina la no adherencia a los tratamientos y, por ello, se celebró también la mesa ‘La problemática de la adherencia en Europa’, moderada por Enrique Pepiol, Vocal de Relaciones Internacionales del MICOF. En esta se analizó la situación en los países europeos y se pusieron en común los diferentes puntos de vista sobre el papel de los agentes que intervienen en la atención sanitaria, así como la necesidad de formación e investigación en este ámbito. Uno de los participantes en este coloquio fue Elisio Costa, Profesor Facultad de Farmacia Universidad Oporto y Coordinador Action Group A1 – EIP on AHA, quien comentó varios proyectos europeos relacionados con la adherencia. “Utilizando la misma escala para evaluar la adherencia en diferentes países en Europa se notaron algunas diferencias. Por ejemplo, Italia, España e Irlanda tienen los niveles más altos de no adherencia”.

Vicente J. Baixauli, Vicepresidente de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC), fue otro de los participantes en esta mesa quien resaltó que, efectivamente, hay diferencias entre países, pero en todos ellos se puede decir que existe un problema de falta de adherencia. Una de las opciones que propuso Baixauli para mejorar esta situación es investigar los factores que hacen, por ejemplo, que el paciente no retire los medicamentos de la farmacia: “se dan una serie de motivos que hay que analizar por separado”.

Para, José Antonio Monrabal, Vicesecretario del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Valencia (ICOMV), la relación profesional-paciente es fundamental: “si el paciente tiene una buena relación tanto con su médico como con su farmacéutico, siempre será mejor cumplidor y esto es lo que hace falta, una buena comunicación”.

«Si el paciente tiene una buena relación tanto con su médico como con su farmacéutico, siempre será mejor cumplidor y esto es lo que hace falta, una buena comunicación»

“Además –añadió Monrabal-, hay que contar con la participación del paciente en la toma de decisiones pues si este cree que su profesional de la salud se preocupa hay más posibilidades de adherirse al plan de del tratamiento; igualmente, es imprescindible la labor de enfermería para mejorarlo, con toda la serie de herramientas que utilizan; la creación de grupos de apoyo, como el programa de paciente experto; y sistemas de ayuda para la memoria, como los SPD”.

Con él coincidió Juan José Tirado, Presidente del Colegio de Enfermería de Valencia, quien además, como estrategias incluyó la planificación de la prescripción, simplificar esta, la coincidencia de las tomas con actividades, ayudas técnicas, como mejorar los envases, visitas y seguimiento y calendarios de cumplimento. “Igualmente, conseguir una adecuada adherencia requiere un enfoque multidisciplinar, teniendo en cuenta que todos los profesionales tienen que influir junto con el usuario y, por lo tanto, la Administración sanitaria debería hacer caso a los profesionales”, apuntó.

De izq a dcha: Vicente J. Baixauli, Elisio Costa, Enrique Pepiol, Fernando de la Torre, Juan José Tirado y José Antonio Monrabal. Fuente: MICOF.

En representación de los pacientes intervino Fernando de la Torre, Vicepresidente de la Junta Directiva de FEDE y Presidente de la Federación de Asociaciones de Diabetes de la Comunidad Valenciana (FEDICOVA). Para de la Torre es imprescindible que el equipo médico responda realmente a la afirmación de que el paciente ‘está en el centro’: “La participación del paciente en la toma de decisiones tiene que ser fundamental y algo que esté asumido por los profesionales sanitarios también. Nos tenemos que olvidar del papel paternalista del médico, al menos en diabetes, pues si este solo prescribe y el enfermo no toma conciencia, no llega a los objetivos, que tienen que ser realistas. Si no hay una actuación conjunta es totalmente imposible que tome conciencia”.

Para cerrar la jornada se contó con José Manuel Ventura, Director General de Farmacia y Productos Sanitarios de Consejería de Sanidad de la Comunidad Valenciana, José Luis Casteig, Presidente CEO Grupo OAT, y nuevamente con Jaime Giner, Presidente MICOF de Valencia.

Tanto Casteig como Giner quisieron agradecer la participación y colaboración de todos los allí presentes. El presidente del Grupo OAT, además, invitó a todos a trabajar en conjunto para avanzar en adherencia y así mejorar las cifras: “no planteemos la solución absoluta, sino que poco a poco se vaya hablando y coordinando, poniendo cada uno de nosotros nuestro granito de arena. El año que viene cuando volvamos nos gustaría empezar a ver actuaciones y mejoras de adherencia que lleven al mejor control”. Con él coincidió el presidente del MICOF: “Creo que tenemos mucho de qué hablar, no podemos estar en departamentos estancos, tenemos que hablar y trabajar como un equipo”.

«No planteemos la solución absoluta, sino que poco a poco se vaya hablando y coordinando, poniendo cada uno de nosotros nuestro granito de arena»

Para terminar, Ventura quiso enfatizar que la adherencia no se trata de algo estático, sino que es una variable dinámica.

“A mí me gusta quedarme con el concepto de adherencia que va más allá del cumplimiento terapéutico, me gusta verlo como la capacidad que tienen las personas para efectivamente asumir determinados roles que van a posibilitar un cambio y un abordaje terapéutico que está dirigido al empoderamiento del paciente, al compromiso de una persona con su equipo asistencial”, indicó.

“En definitiva -añadió-, no se trata de contar pastillas y que el paciente se tome ‘x’, sino que tome las que tome, sea sensible a los cambios que los profesionales sanitarios pueden proponer y que sea capaz de automonitorizarse y gestionar su propia salud; nosotros le ayudamos en ese camino”.

De izq a dcha: José Luis Casteig, Jaime Giner y José Manuel Ventura. Fuente: MICOF.