Importancia de la adherencia y del asociacionismo en enfermedad inflamatoria intestinal

La opinión de Yolanda Fernández de Dios, presidenta de la Asociación Balear de Crohn, Colitis Ulcerosa y Ostomizados (ABACCO)

Cuando hablamos de enfermedad inflamatoria intestinal (EII), nos estamos refiriendo a patologías crónicas del aparato digestivo que abarca la Colitis Ulcerosa y la enfermedad de Crohn. Hablamos de patologías que suelen aparecen en edades muy tempranas y todavía muy desconocidas en nuestra sociedad.

¿Por qué hablamos de falta de adherencia?… Muy sencillo… Dichas patologías cursan con períodos de actividad (brotes), con períodos inactivos y es aquí, cuando el paciente cree que está “libre” de la enfermedad y abandona el tratamiento. Si a eso le unimos el hecho que son patologías que suelen aparecer en edades muy tempranas (como la adolescencia), más que más para pensar que el seguimiento de la enfermedad es vital y en esas edades “se pierde”.

Desde ABACCO, pensamos que, como ocurre en cualquier patología crónica, el control y seguimiento de la misma es vital. No sólo en cuestión de medicación, hablamos de puntos tan importantes como dieta, estilos de vida, ejercicio físico,… Si concienciarnos al paciente de ello, lograremos un descenso en la actividad de la enfermedad, menos recaídas, menores complicaciones y mejor calidad de vida presente y futura.

«Desde ABACCO, pensamos que, como ocurre en cualquier patología crónica, el control y seguimiento de la misma es vital. No sólo en cuestión de medicación, hablamos de puntos tan importantes como dieta, estilos de vida, ejercicio físico…»

Si “educamos” al paciente con información en tratamientos, explicación de su enfermedad, toma de decisiones entre médico y paciente, comprensión social con campañas de visibilidad, mejoraremos la calidad de vida de pacientes con EII.

Seguimos hablando de patologías “invisibles” para la sociedad, en muchos casos incomprendidas y estresantes para quienes lo padecen… provocando en muchos casos aislamiento social y rechazo.

Un trabajo en manos de las Asociaciones de Pacientes con información, apoyo y hacer visibles las mismas. Empoderar al paciente para que esa adherencia al tratamiento y seguimiento aumente y, por tanto, mejore la calidad de vida.